Encuentros

Acababa de pasar una muy buena velada con amigas y amigos, un nuevo encuentro con el grupo, ese querido grupo de gente con los que mes a mes nos juntamos con cualquier escusa válida (o no) que en definitiva apunta simplemente a eso, a juntarnos, charlar de todo un poco, cosas importantes o triviales, reírnos, intercambiar experiencias y puntos de vista mientras nos deleitamos con alimentos y bebidas varias, pero sobre todo nos deleitamos con nosotros mismos, con nuestra amistad.

Se había hecho bastante tarde para un día de semana, así que al darnos cuenta de lo entrado de la madrugada nos despedimos casi al unísono y todos salimos raudamente para nuestros respectivos hogares, la reunión había sido pactada en esta oportunidad en una casa cercana a la mía así que, a pesar de la insistencia de uno de mis compadres de alcanzarme, le dije que no era necesario (además no quería demorarlo aún mas), agradecí y enfile caminando hacia mi destino a poca distancia.

Era una noche algo gris y húmeda, como en los últimos tiempos de esta primavera tan atípica, igual la sentí extrañamente calma y silenciosa, más de lo habitual, estaba particularmente oscura y se había impuesto como caprichosa, una especie de neblina cerrada y pegajosa pero no fría más bien lo contrario, me sentía cansado y ansioso de llegar, solamente de pensar que en pocas horas ya tendría que estar metiéndome a la ducha para encarar una nueva jornada laboral, ya falta menos doblo la esquina y en media “cuadrita” estoy en casa.

De pronto, ya casi llegando me percato de algo inusual, muy inusual, que está sucediendo enfrente mío, algo que me arranca repentinamente de mis pensamientos, disminuyo instantáneamente la velocidad de mis pasos ante algo que me deja casi “congelado”, a través de la neblina aprecio una gran masa, enorme diría, ”posada” por decirlo de alguna manera a las puertas de mi casa, a escasos metros delante mío, no logro definir que es pero de ella se desprenden destellos de todo tipo, estroboscopicos , alternando colores y sonidos, aunque logro distinguir también una especie de hilera de luces fijas que rodean toda la estructura.

Un sinfín de sonidos cortan el fúnebre silencio que antes existía a mi alrededor, sonidos indescriptibles mezcla de silbidos y zumbidos metálicos, casi gemidos de esa extraña máquina, por momentos hasta parecen musicales, rítmicos, de pronto……………….y a medida que sigo acercándome lentamente, mas sensaciones me llegan invadiéndome, esta vez “atacando” mis sentido del olfato, un sinfín de aromas me abrazan y penetran hasta lo más hondo de mis fosas nasales, una mezcla de olores por momento dulces, agrios, amargos, se suma almizcle, acre, todo a la vez, indefinibles y sinceramente, algo desagradables.

Parecían haber terminado las sorpresas cuando, aunque absorto por toda la fantástica situación me percato que desde la partes más alejada de mi ubicación comienza a abrirse una compuerta lentamente, un nuevo sonido de metal se suma al resto, a mi asombro ya casi totalmente desbordado se le agrega la visión de esta compuerta desplegándose y de ella, de pronto, comienza a descender un ser, como llamarlo, entidad?, no sabría cómo, enfundado en una especie de traje único, de “pies a cabeza” podría decir, tiene apariencia humanoide y sigue bajando de su artefacto lentamente, será que tiene miedo o está nervioso como yo?, tendrá estos sentimientos?

Ya casi ha bajado totalmente, con dificultad, quizás por la diferencia de su gravedad planetaria, quizás por precaución, yo a estas alturas estoy totalmente inmóvil, será presa de los nervios y la increíble situación?, tengo miedo sí, pero también me siento un privilegiado, único, el primer contacto, es sobrecogedor, sobrenatural, o será que me inmovilizo el ser con alguna tecnología extraña? Quizás por su seguridad ante lo desconocido, para él yo soy el ser raro, el alien.

Ya está en “tierra”, con sus extremidades apoyadas en el suelo, aprecio que debajo de uno de sus brazos (tiene dos como nosotros) lleva un cilindro aparentemente metálico de unos 30 cms. , es una visión que me confunde y aterra aún mas, será un arma?, será hostil?, las luces se reflejan en el cilindro, ya no tengo dudas de que es metálico, lo miro, lo “estudio”, logro distinguir un poco más en detalle su estructura que definitivamente es humanoide, su vestimenta es como ya la había observado, pero logro captar más detalles, no es hermética o al cuerpo, es algo holgada, entera sí, pero no como un traje stretch, de un color rojizo o más bien naranjo y tiene detalles plateados, se distingue también un símbolo fusionado en él y unas “gafas” enormes.

Me mira, lo miro, nos miramos un segundo, o fueron minutos?, me concentro al máximo, me aíslo de los colores, los sonidos, los olores y lo miro fijamente.

Parece querer modular algo, parece que quisiera comunicarse, incluso por debajo de sus grandes gafas parece tener un orificio a manera de “boca” que se mueve constantemente, pero yo no lo escucho, que querrá decirme? Y si no entiendo su dialecto?, se comunicara por telepatía?, porque yo me pregunto?, sabrá que fui a La Aurora hace años y me pase toda la noche mirando el cielo con una cámara?, sabrá que fui a conferencias sobre OVNIS en el Delta Patín Club?, que le hice una pregunta a Sixto Paz que lo puso en “aprietos” en una charla abierta? , sabrá eso y mucho más?, ya no aguanto, no me llega nada telepáticamente y los movimientos extraños desde su ranura-boca no parecen emitir sonidos idiomáticos así que (con códigos gestuales adecuados a la comunicación) le lanzo un........ HOLA, YO SOY ARIEL, HABITANTE DE LA TIERRA, DE DONDE ERES?, ERES PACIFICO MI QUERIDO SER INTERPLANETARIO?, BIENVENIDO SEAS!!!.

Se hace un silencio sepulcral, interminable, casi infinito hasta que el “SER” expresa de forma clara y contundente.

Buenas noches valor!!, soy el tito, basurero de la CAP, acabo de descender del mionca pa avisarle que dejamo limpito el contenedor que está en su puerta dejamo, disculpe la hora, se hizo re tarde se hizo, todo mientras mastica algo insistentemente.

Del camión enorme, sucio, blanco con luces por todos lados y letras grandes que dicen CAP, se escucha un estridente, titooooooo, daleeeeeeeee vamonooooooossss, trae el termo que se enfría el mate boludooooo, sin más el tito, enfundado en su vestimenta naranja flúo se trepa al camión a las apuradas.

Porque demorabas tanto gordo? escucho que le dice el “otro”,……… es que había un tipo rarísimo que me dijo …...bienvenido!!!!, yoqueseeeee pa mi que esta mamado no sé, un pelotudo viste que está lleno, en eso arrancan y parten raudamente, desde la cabina se escucha un, jajajajajaja que me suena algo diabólico, seguido de ……………pero que pelotudooo el tipo jajajajajaaaaaa, mezclado con un pintameeeeeeeeeeee de Elvis Crespo al “mango” desde la radio.

Quedo solo en la noche húmeda, la niebla sigue, persistente, molesta, abro la puerta pensando, temblando aún por la experiencia, me siento mal, raro, pelotudo!!!, me siento pelotudo!!!!...........................esta decidido, mañana voy al oculista, estos lentes no dan para más………………………..la puta madre que los parió…………………. Son las 03:10 AM


Autor: Ariel Barreto.




104 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Creo que