MI PROPIO MONSTRUO DE FRANKENSTEIN

Me miro al espejo con nuevos ojos. Observo cada marca, cada nueva arruga, cada lunar y hasta las nuevas expresiones que se dibujan en el rostro. Veo más allá de lo físico. Como voy cambiando a lo largo del tiempo y como me convertí en lo que hoy soy.

Estos nuevos ojos irremediablemente me llevan a pensar en el pasado. Como me convertí en quien devuelve la mirada a través del cristal.

¿Esta es realmente mi personalidad o es algo formado, construido? ¿Mis brazos tendrían la fuerza que tienen hoy, al igual que mi ímpetu? ¿Si mi Doctor Frankenstein no me hubiese hecho de esta forma, tendría la voz que hoy traigo?

Si, me construyeron así. Me forjaron como a una espada. Me armaron a placer ajeno, a imposición y a miedo.

Pero un día, un tormentoso día de rayos y tormentas logre despertar y ver que el pasado no guía al futuro. Que las cosas cambian solo si uno quiere. Solo hace falta respirar profundo y tomar impulso.


Autor: Nina Gutiérrez.




3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Creo que