Ruido


Hay ruido en su hogar.


Ruido fuerte, violento, doloroso.

Ruido constante. Un ruido que siempre está ahí. No importa si es lunes, viernes o domingo. No importa si son las 7 de la mañana o las 9 de la noche. El ruido siempre está ahí.


El ruido siempre está ahí, pero el chico no quiere escuchar.


Se pone los audífonos, y simula no estar ahí.

El ruido se hace cada vez más fuerte.

El ruido se está acercando.


Suelta el celular, sus audífonos y se esconde. Se esconde en el mejor lugar que encuentra.


El ruido es ensordecedor y muy doloroso. Pero el chico no dice nada, se queda callado.

La puerta del ropero se abre, el ruido lo ha encontrado.


El chico grita, patea, corre, pero el ruido sigue ahí.

De alguna forma el chico consigue escapar, y corre. Lejos, lejos de lo que alguna vez fue su hogar.

El ruido es cada vez más lejano.


Y hay silencio...

El chico se para, ya lejos de su "hogar", e intenta calmar su respiración agitada.


Hace años que no oía silencio.


Es bello, es tranquilo, es lo que siempre soñó.


En el silencio el ruido no puede hacerle daño.


Autor: Nicole A


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Creo que